TORTÍCOLIS

📝Concepto:


La tortícolis es una contracción muscular prolongada de los músculos del cuello que origina dolor e incapacidad para moverse ( normalmente del esternocleidomastoideo) debido al pinzamiento en las articulaciones interapofisiàrias .

Esta afección provoca que, mientras que la cabeza apunta hacia un hombro, el mentón quede señalando hacia el hombro opuesto.

La tortícolis puede aparecer tanto en la niñez como en la edad adulta.

Cuando está presente al nacer suele significar que la cabeza del bebé se encontraba en una posición incorrecta mientras se desarrollaba en el útero, o bien, porque existe una lesión en los músculos en el riego sanguíneo que va al cuello. 


🌱Cusas, tipos de tortícolis y síntomas:


Las causas por las que se produce una tortícolis son dos:

  • Por una influencia genética y por lo tanto, se considera hereditaria.

  • Debido al resultado de una lesión muscular provocada por una mala postura o movimiento brusco.

La Tortícolis común, se presenta en la mayoría de los casos por movimientos bruscos del cuello o malas posturas. También puede ser producida por la ansiedad o estrés.

Hay además otros tipos de tortícolis que son:

  • Idiopàtica (significa de origen desconocido).

  • Congénita (significa que se formó durante el periodo de gestación)

  • Espasmódica psicógena (que son crisis que producen espasmo y están muy vinculadas al estrés y a la fatiga).

Los síntomas de la tortícolis son de fácil detección. Normalmente, los pacientes que sufren de esta afección padecen dolor cervical, movimiento limitado en la zona del cuello y rigidez del músculo esternocleidomastoideo, además, se observa una postura anormal de la cabeza.

Otros síntomas característicos de la tortícolis suelen ser el dolor de cabeza y un ligero temblor de la misma e hinchazón de los músculos del cuello, lo que provoca la limitación en los movimientos. 


💉Prevención y Tratamiento:


Dado que normalmente esta patología se adquiere por malas posturas, se recomienda tener especial cuidado en situaciones que puedan originarla, como al utilizar almohadas demasiado altas o bajas a la hora de dormir.

Además, se aconseja prestar especial atención al realizar actividades cotidianas como pasar mucho tiempo hablando por teléfono con una postura forzada y poco ergonómica o si llevamos a cabo movimientos bruscos del cuello.

Las técnicas de relajación y los estiramientos regulares de la zona cervical reducen el peligro en pacientes propensos a padecerla. Entre estos músculos podemos encontrar el (ECOM, Elevador de la escàpula, escalenos, trapecio, …)

A la hora de tratar esta patología, sería bueno la aplicación de Calor ya que es analgésico y antiinflamatorio o la utilización de cremas efecto calor.


Los masajes e inhibición muscular en puntos gatillo del trapecio y musculatura del cuello, aliviaría el dolor también.


⚠️️ El uso del collarín no está recomendado ya que debilita la musculatura del cuello.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo